Aprendizaje y memoria: recuerdos duraderos que apoyan el aprendizaje

Aprendizaje y memoria: recuerdos duraderos  que apoyan el aprendizaje

Autor:

Flipwit

diciembre 11, 2017

 

A pesar de que a veces se nos invite a  tratar de comprender en lugar de memorizar;  no significa que aprendizaje y memoria no vayan de la mano.   La memoria se nos ha referido como una propiedad estática que poseemos o no; sin embargo  es una habilidad que puede mejorarse con la aplicación de algunas estrategias.   Por esto, si queremos saber cómo mejorar la memoria; es importante entender cómo funciona y cuales son las etapas y procesos que se desencadenan cuando queremos procesar información.

 

A continuación te mostramos una infografía que resume las etapas y procesos en la formación de memoria.

 

Si quieres conocer cómo practicar la recuperación activa y mejorar la retención de información con tus estudiantes te invitamos a conocer a Flipwit y a probarlo GRATIS

 

La memoria es la habilidad de codificar, guardar y recuperar información y hace posible que aprendamos, nos comuniquemos y seamos capaces de procesar información. A pesar de que normalmente la relacionamos con un proceso mecánico que permite almacenar elementos sin sentido, es un elemento esencial en la construcción de aprendizajes, y también nos permite desarrollar e incorporar hábitos y destrezas.

El cerebro tiene complejo sistema para la creación y almacenamiento de memorias a largo plazo. Todos los estímulos que percibimos ingresan a un sistema denominado la memoria sensorial. Este sistema actúa como un filtro que mediado por la atención, permite seleccionar qué elementos pasarán a la siguiente etapa, la memoria de corto plazo, y de esta a la memoria de largo plazo. Por esta razón escuchamos frecuentemente que se aprende con los sentidos, ya que a mayor el grado de estímulo más posibilidades se crearán de que un recuerdo sea tenido en cuenta. Además de esto, el grado de atención en el que nos encontremos es una variable muy importante que define qué elementos serán guardados y posteriormente recordados.

En la ausencia de practica o repetición muchos de los elementos guardados en la memoria de corto plazo desaparecen. El almacenamiento de información en la memoria de largo plazo requiere que esta información sea distribuida en una red neural, que son redes de neuronas conectadas; y que básicamente significa que el cerebro tiene que conectar esa pieza de información con elementos similares guardados en diferentes áreas del cerebro. Por ejemplo, un episodio captado a través de imágenes y guardado en la corteza visual puede ser relacionado con un sonido de una escena similar que está almacenada en la corteza auditiva.

Una vez la información logra llegar a la memoria a largo plazo, el proceso para recuperarla o recordarla; involucra replicar el patrón de actividad neural utilizado cuando este recuerdo se formó originalmente. Sin embargo, el grado de dificultad para que ocurra esta recuperación depende de que tan fuerte sean las relaciones neuronales generadas durante su creación. Tal como si fuera un rompecabezas de información, cuantas más piezas tengamos y mejor sea su calidad y parecido con las otras, será más fácil encontrar la ruta para armar y conectar la información que compone este recuerdo.

De esta manera, para acceder a la memoria es importante crear pistas relevantes, que nos ayuden a ubicar las piezas de información que necesitamos. Es por esto que los métodos de estudio que mejoran la retención a largo plazo incluyen la creación intencional de asociaciones significativas entre las piezas de información.

Sin embargo la recuperación de memorias puede lograrse a través de dos procesos: Reconocimiento y recuerdo.   El reconocimiento requiere la comparación de un estimulo actual (imagen, sonido, olor, sonido, etc) con algo experimentado en el pasado; y ofrece un punto de referencia efectivo para la recuperación de información. Mientras que el recuerdo per se, es generalmente más difícil ya que no se aportan pistas o estímulos iniciales, por lo que la red neuronal (o de información) debe ser reconstruida paso a paso.

Una vez recuperada la información es puesta de nuevo en la memoria a corto plazo, y pasa un proceso de re-consolidación que puede fortalecer el recuerdo o incluso llegar alterarlo incluyendo o modificando algunas de sus partes. Por esta razón, múltiples estudios han demostrado que la evaluación constante fortalece las redes de información y por lo tanto promueve el aprendizaje duradero. Sin embargo, se debe ser cuidadoso, ya que sin una retroalimentación efectiva, la recuperación de información confusa o errónea puede ser perjudicial y motivar el recuerdo de información inexacta o basada en el error.

 

Regístrate para obtener más información sobre estrategias de enseñanza y para pertenecer a la comunidad de docentes Flipwit

 

 

Referencias:

http://www.human-memory.net/processes.html

Karpicke JD and Blunt JR (2011). “Retrieval Practice Produces More Learning than Elaborative 
Studying with Concept Mapping” Science, 331(6018) 772.  Disponible en: 
http://science.sciencemag.org/content/331/6018/772.full

Tigner RB (1999). “Putting Memory Research to Good Use” College Teaching, 47(4) 149. 
Disponible en: http://www.jstor.org/stable/27558967?seq=1&

Comentarios